Desde la ventana de mi ciudad

sábado, 2 de julio de 2011

VIII Ferias del Renacimiento en Úbeda



Texto: Alberto Román.

.
Con la apertura del mercado y de las tabernas de cara a todo el fin de semana, anoche comenzó la parte más animada de las Fiestas del Renacimiento de Úbeda, que cumplen su octava edición con un importante recorte en lo referente a gastos y actividades debido a la crisis, y con un cambio de ubicación respecto a lo que había previsto el anterior equipo de gobierno.
Este evento viene a conmemorar el octavo aniversario de la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad junto a Baeza, algo que ocurrió el 3 de julio de 2003 (mañana domingo se cumplirán exactamente ocho años). Según manifestó recientemente la concejal delegada de Cultura y Fiestas, Josefa Olmedilla, la situación de las arcas municipales ha obligado a hacer ciertos reajustes económicos para reducir los gastos al máximo. Y es que, no se dispone de presupuesto para estas fiestas, y sólo se cuenta con una subvención de la Junta de Andalucía que no es todo lo elevada que se desearía.
Además, sobre el boceto de programación que dejó preparado el anterior gobierno se han hecho algunas modificaciones, siendo la más significativa la referente a la ubicación. De esta forma, aunque las Fiestas del Renacimiento están en el casco histórico, no se distribuyen en la plaza Primero de Mayo como estaba previsto inicialmente y como ocurrió el pasado año. Este cambio responde a que el entorno ha sido recientemente remodelado y se quiere evitar su deterioro.
Distribución
Así, los puestos de artesanía del mercado renacentista se han colocado en la calle Juan Ruiz González y la zona de tabernas está en la plaza del Ayuntamiento. Con respecto a esta última, han instalado sus barras y cocinas las cofradías del Prendimiento, Expiración, Jesús Nazareno y la Caída así como otros mesones y puestos de comida y bebida pertenecientes al paquete del mercado. Por otro lado, junto a la estatua de Vandelvira se puede disfrutar de la cetrería con diversas especies de aves, existe alguna pequeña atracción y se ha puesto una jaima de té junto al Parador.
Citas culturales
En relación a las actividades culturales paralelas, que comenzaron el pasado 27 de junio, hasta ayer hubo diariamente paseos nocturnos teatralizados ofrecidos por la empresa Atlante, que abordaron diferentes temáticas y mostraron la ciudad de una forma diferente. La respuesta del público fue satisfactoria.
También se desarrolló un ciclo de conferencias sobre patrimonio en el Hospital de Santiago. Trataron sobre el Palacio de los Orozco, la presencia de San Miguel en la historia de Úbeda y la iglesia de Santa María, en este último caso con dos ponencias, la primera con una visión positiva sobre las obras realizadas y la segunda con un contenido más crítico.
Por lo demás, hoy se desarrollará el tradicional concierto de la Agrupación Coral Ubetense y mañana tendrá lugar un repique general de las campanas de la ciudad para celebrar el aniversario del reconocimiento otorgado a Úbeda y Baeza por la Unesco.
Ausencias
Como ausencias que el público ha echado de menos, no existe animación callejera por las zonas del mercado y las tabernas, ni se ha contemplado el tradicional espectáculo de danzas renacentistas protagonizado por los alumnos del taller que sobre éstas existe en la ciudad. Asimismo, no se ha contado con la participación de la teatral ubetense Tirsos y Caretas, ni de los alumnos de las escuelas municipales de música y teatro. Y tampoco se ha programado acto conjunto alguno con Baeza para conmemorar los ocho años de ambas ciudades como Patrimonio Mundial, aunque esto ha venido siendo la tónica general durante todos estos años.
En definitiva, una iniciativa que comenzó ambiciosa y cargada de contenidos, con cabalgata y jura de fueros, abanderados, corral de comedias, campamentos militares, torneos, talleres y juegos, exposiciones, fuegos artificiales, transformación del casco histórico, distintos escenarios y un largo etcétera, que se ha ido degradando con el paso de los años hasta quedarse bajo mínimos. Y es que, lo que quiso ser un gran parque temático del Renacimiento es hoy por hoy económicamente insostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada